jueves, 15 de octubre de 2009

La Teoria de la Evolucion y sus implicaciones (y IV)

Y ya terminamos con esto de la Teoria de la Evolucion. Nos habiamos quedado sin saber todavia quien gana con todo esto de la vida. Es decir, por que existe la vida en vez de no existir? Tenemos la suerte/desgracia que vivimos en un planeta/entorno llenisimo de vida por todos sitios, siendo nosotros seres vivos tambien, pero hay que ser conscientes que la vida es una cosa bastante poco frecuente en el Universo que conocemos. A esto, muchos daran una respuesta filosofico/metafisico/religiosa/pragmatica.

A algunos, se les puede pasar por la cabeza (ya que tambien muchas interpretaciones de libros religiosos varios te llevan a ello) que el objetivo de la vida es el hombre (vale, y la mujer, y los/as ancianos/as, y los/as niños/as tambien). Vamos, que Dios nos puso aqui para que fueramos felices (y un poquito infelices tambien, que de todo hay), y para eso pues creo toda suerte de cosas vivas y no vivas a nuestro alrededor para que asi estuvieramos entretenidos. Y muchas mas.

Veamos ahora la respuesta que nos da la Teoria de la Evolucion (post-genetica): la vida existe porque asi los genes duran mas. Y los genes son los verdaderos beneficiados de esta historia vital. De hecho, son tan centrales e importantes, que toda la diversidad biologica que encontramos no son sino sofisticados receptaculos de proteccion de genes. El hecho de haber desarrollado ojos, oidos, consciencia, el sentimiento de amor, inventar el Stratego, tocar la guitarra, sonreir, correr 100 metros, sentir miedo, etc etc son solo formas que tienen estos genes de perdurar y reproducirse mas y mejor.

Esto es un tema importantisimo, porque de repente la Teoria nos presenta el fin ultimo de todos los actos realizados por cualquier ser vivo del Universo (incluido el hombre). Detras de todas las corrientes de pensamiento, de los movimientos revolucionarios historicos, detras de la extension del amazonas, detras de aquel fin de semana inolvidable, detras del asesinato de un ser inocente, detras del levantarse a las 7 para correr o de cepillarse los dientes despues de comer hay algo comun: nuestros genes quieren seguir siendo.