lunes, 21 de septiembre de 2009

Don Ostia

Nunca habia estado en Don Ostia en particular, ni en las Vascongadas en general. Este fin de semana, aprovechando el Festival de San Sebastian y el piso de un buen amigo que amablemente me invito, ya puedo decir que he estado en los dos sitios.


De San Sebastian todo el mundo dice siempre que es muy bonita, y tienen razon. A mi San Sebastian solo me evocaba 2 cosas hasta ahora.

Por un lado, un poco de idolatria/fenomeno fan, al ser la patria natal (y actual vivienda tambien) de don Fernando Savater. He de decir que tengo pocos idolos reales, personajes a los que verdaderamente admiro por su coraje, valia intelectual, humor u otra serie de razones. Sin duda Fernando es uno de ellos, en la corta lista de mi mente donde tambien esta otro Fernando, Arrabal, Chiquito de la Calzada o Jesus Quintero. Pero Savater es especial, he leido casi toda su obra (en libro, los articulos periodisticos son demasiados como para seguirle la pista) y me encanta como escribe, como piensa, como es y como lo expresa todo. Asi que alli estaba yo paseando por la Playa de la Concha o de pintxos por los bares del Casco Viejo, encantado imaginandome que alguna de mis pisadas coincidio en espacio (que no en tiempo, ya que eso seria un pisoton en toda regla) con el Maestro.

Por otro lado, la segunda cosa que me hacia recordar San Sebastian era el tema de "el conflicto vasco", o mas claramente, los cabroncetes pistoleros que se dedican a matar a gente cobardemente, y los que los apoyan, justifican o simplemente callan. Pero bueno, una cosa es ver las manifestaciones por la tele y otra ver a los borrokinis con su camiseta de "Donde esta Wally?" por el centro de Donostia. Y de todo hay, es una pequeña gran ciudad, pero hay pequeños detalles que hacen ver que no se respira un clima normal. Algun que otro balcon con banderitas de "Euskal Presoak Euskal Herrira", algunos menus en restaurantes en todos los idiomas imaginables menos en español, etc. Pero tambien un bar donde ponian las semifinales del Eurobasket, y la bandera de España que ahora (creo que desde que el PSOE gobierna por alli) preside el balcon del Ayuntamiento donostiarra.

Sin duda un sitio muy recomendable donde quiero volver (con mas tiempo!)